Familia adolescente

Cuando uno de nuestros hijos entra en su adolescencia, toda la familia experimenta también un cambio muy significativo. La adolescencia puede ser un momento de crisis y tránsito para todos los miembros de la familia.

Patricia Megías García

Cuando uno de nuestros hijos entra en su adolescencia, toda la familia experimenta también un cambio muy significativo. La adolescencia puede ser un momento de crisis y tránsito para todos los miembros de la familia: hay movimientos nuevos en la manera en la que tu hijo de 13 años anda cuando aparecen sus amigos, antes quería estar pegado a ti y de repente se encierra en su cuarto, pide un pestillo para su habitación, tu hija de 12 años empieza a estar en desacuerdo con todas las opiniones que tienes… y un largo etcétera de situaciones que te resultarán extremadamente cotidianas.


Y es que tu hijo adolescente empieza una etapa compleja y difícil, sí, difícil: el camino de encontrarse a sí mismo, el camino de buscar su propia identidad más allá del contexto familiar. En cierto sentido, es un viaje apasionante, el viaje del héroe: salir del hogar acogedor y aventurarse a lo desconocido con el fin de descubrir quién uno es. El adolescente se mira más en su grupo de iguales que en sus padres; y sin embargo, sigue necesitando emocionalmente a sus queridos-odiados progenitores.

En psicoterapia familiar hay un dicho muy común que dice: el adolescente tiene un pie dentro y un pie fuera de la familia. El pie que está fuera es más evidente, el que está dentro nos cuesta trabajo ver, entender y gestionar como familias: el adolescente necesita permiso para crecer. Esto es, que su opinión cuente, tenga importancia y peso dentro del sistema familiar. Lo que antes eran normas y reglas ha de dar paso a una negociación cada vez más rica que le permita desarrollar su autonomía y hacerse cargo de sus propios asuntos. También sigue necesitando límites y contención, tener un lugar seguro al que volver cuando cometan sus propias equivocaciones. Escucha. Apoyo. Educación sexual. Y una larga lista que pone a toda la familia enfrente de una etapa desafiante. Así que mamá y papá adolescente mira a tu hijo e hija con la comprensión que tú mismo necesitaste cuando pasabas por ahí.


De esto y mucho más hablaremos en la Escuela de Familias de Loja, que está abierta el público con encuentros quincenales los lunes de 16:00 a 17:30 horas, en la sede de Servicios Sociales de nuestra ciudad.

Foto de Jed Villejo en Unsplash

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email