¿Buscas la perfección en la crianza o prefieres la autenticidad?

Buscas la perfección en la crianza o prefieres la autenticidad

Las nuevas maneras de criar y educar que vemos cada vez más en nuestra consulta de psicología, surgen desde la consciencia de la importancia del vínculo con nuestros hijos e hijas. Así como la responsabilidad de que su autoestima y su sentido de valía dependen significativamente de cómo les tratemos. Aquí entra en juego la perfección en la crianza y el peligro que esta aspiración puede conllevar para los progenitores.

Entender que los primeros años de la vida de una persona son los cimientos de la casa que está por construirse es un paso de gigantes, cuya responsabilidad está agarrando las nuevas generaciones de padres y madres, con el esfuerzo que supone.

La perfección en la crianza no existe

La crianza respetuosa, o crianza positiva, puede resultar confusa a falta en muchos casos de modelo previo a seguir. Hay que tener en cuenta que venimos del cachete o el chanclazo para hacer entrar en razón al niño. También se observa una tendencia a comportarnos bajo el rol de madre idealizado, ese que muchas hubiésemos deseado para nuestra propia niñez. Y eso, más allá de resultar en un esfuerzo agotador y ser imposible de sostener a largo plazo, es: INNECESARIO.

Nuestros hijos no necesitan padres y madres que sean siempre cariñosos, amables, con tono relajado, prudentes, comprensivos, empáticos y muchos otros adjetivos positivos. A veces sí, por supuesto. Pero otras veces los niños y niñas necesitan ver a padres y madres que también se enfadan, defienden sus derechos, se equivocan y se disculpan. Que todo esto se entienda con coherencia y sentido común, hablando dentro de unos límites que no toquen el maltrato en sus diversas modalidades. En definitiva, necesitan padres y madres auténticos, de manera responsable.

La autenticidad en la crianza

Criar siendo un ser humano real, con sus propias dificultades; poniéndolas humildemente al servicio del aprendizaje de nuestras hijas e hijos, no sólo puede resultar aliviador, sino que también puede resultar beneficioso para los niños y niñas.

La autenticidad en la crianza posibilita el encuentro real y auténtico entre una madre y su hijo, entre un padre y su hija: saberse seres humanas que a veces hacen cosas equivocadas. Y que además tienen la capacidad de disculparse y verse. Si eres padre, o madre, permítete la autenticidad en la crianza, permítete salir de la interpretación de un rol, aventúrate a ser quien eres y agarra la responsabilidad de tus límites y dificultades. Porque, ¿No crees que no hay mayor proceso de autoconocimiento que permitir que las hijas sean también maestras?

La perfección extendida a otras relaciones

No sólo existe esta tendencia de querer alcanzar la perfección en la crianza. Pero debemos ser conscientes de que ninguna relación humana es perfecta, ni podemos intentar tener el objetivo de que lo sea. Pues no es posible satisfacer al 100% las necesidades de los demás, sean nuestros propios hijos, pareja, amigos o familiares.

No es cierto eso de que una madre o un padre sabe en todo momento lo que sus hijos necesitan. Para conocer las necesidades de un hijo/a hay que cuidar, que a su vez significa observar, comprender y acompañar. Y en el camino de todo esto, es humano equivocarse, y sabio reconocerlo y rectificar.

Por otro lado, no sólo podemos hablar de intentar cubrir a la perfección el plano emocional de nuestros seres queridos. También tratamos de alcanzar a la perfección sus necesidades cognitivas, físicas o sociales. Y esto, como ya hemos comentado resulta imposible, pues es humano e inevitable cometer errores o pasar cosas por alto.

¿Cómo ser lo suficientemente buenos?

Sabiendo que la perfección en la crianza es una utopía, el famoso psicoanalista Winnicott habla del apego, y opinaba que los niños necesitan una madre o un padre suficientemente bueno, no perfecto.

Las necesidades efectivas en la infancia pueden manifestarse en:

  • Vínculos estables
  • Sentirse aceptado/a
  • Ser importante para la otra persona

Psicología para padres y madres

La psicología para adultos puede ofrecer orientación a padres y madres durante la crianza. Además de herramientas para manejar la ansiedad y las propias emociones que frecuentemente aparecen en esta emocionante aventura; como la culpa por no alcanzar a ser esa “madre perfecta” o el malestar por no poder “llegar a todo”.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email